Erica y Peter: Un amor que se celebró en Zona E

Tabla de contenidos

En el corazón de Zona E, donde la naturaleza se funde con la elegancia, se escribió un nuevo capítulo en la historia de amor de Erica y Peter. Un amor tierno, espontáneo y genuino, que floreció durante diez años y que encontró en este oasis verde el escenario perfecto para celebrar su unión.

El destino encontrado

Lejos de su hogar, Erica de Corea y Peter de Japón, encontraron en Zona E el lugar ideal para entrelazar sus destinos. Aquí hallaron un sitio único para escuchar los verdaderos latidos del corazón y para volver a sentir aquellos abrazos que, una vez, les cortaron la respiración. Entre el verde vibrante de nuestros paisajes y la madera rústica, se miraron a los ojos, como la primera vez, y se repitieron cuánto se amaban. 

Su boda no fue solo una ceremonia, sino una celebración del amor en su máxima expresión. Un viaje sin mapas, sin pistas y sin brújulas, como ellos mismos lo definieron: Un viaje hacia la verdadera evolución y el crecimiento como pareja.

El toque personal

La boda de Erica y Peter fue un reflejo de su personalidad. La delicadeza y dulzura de Erica se plasmaron en los tonos pasteles de la paleta de colores, mientras que el garden style resaltó la belleza de las flores que decoraban el espacio. Queríamos que todo contrastara con el verde y la madera de Green House, añadiendo luz y elegancia al salón.

Ellos tuvieron una boda en Nueva York, Estados Unidos, bajo las tradiciones de sus familias, pero, aquí en Colombia, Zona E, querían trasmitir lo que eran, en realidad, su verdadera esencia y personalidad. Era la primera vez que Zona E celebraba una boda en Lake House, el espacio resultó perfecto para vestir la ceremonia de romanticismo y magia. 

Un amor que inspira

La historia de Erica y Peter nos recuerda que el amor es un sentimiento universal que no conoce fronteras. Un amor que se fortalece con el tiempo, que se nutre de las experiencias compartidas y que encuentra en cada rincón del mundo el escenario perfecto para florecer. Un amor que lleva escrito el “para siempre”. 

Su boda fue un sueño hecho realidad, una experiencia inolvidable que quedará grabada por siempre en sus corazones y en los de quienes tuvieron la fortuna de presenciarla.

NEWSLETTER

Recibe todas nuestras novedades. ¡Suscribete ahora!